martes, 20 de febrero de 2018

Tenemos atadas a la lluvia las cicatrices

Nuestras colinas no serán dibujadas en vano,
pertenecen a cada paso que nos condujo a ellas.
Nuestros silencios, nuestros escondites;
de cada piedra una bufanda presionando el pecho,
la huella de un vaso vacío en una mesa de cristal.

"Me entusiasma la inocencia que no cesa".
El esfuerzo que conlleva mantener la confianza,
sin que por ello el sueño agote el miedo,
es tan alto como el ascender de tus pestañas,
tan ancho como el verbo regresar cuando es incierto,
tan largo como el final de la historia de un país.
Tenemos atadas a la lluvia las cicatrices;
no se distinguen los raíles de las avenidas,
se oculta el interludio entre los ritmos distantes.

Los cimientos de nuestras convicciones
descansan su peso en los charcos.
Nuestras justificaciones, nuestras respuestas;
de cada reflejo el brote de un breve invierno,
una maleta sin nada dentro.

Francisca Ramos: “El colectivo de mayores es invisible”

Francisca Ramos Montero es jefa de la Sección de Mayores del Área de Derechos Sociales. Es trabajadora social experta en criminología. Con más de 20 años de experiencia, en los que ha trabajado en Comisaría o en los servicios sociales comunitarios en el Centro de Los Boliches en Fuengirola, antes de llegar al Ayuntamiento de Málaga. Lleva 13 años en la Sección de Mayores.

 -         ¿Cómo evalúa su recorrido profesional? Alguna experiencia satisfactoria de su trabajo que desee compartir.
A mi me motiva mi trabajo y mi experiencia es estupenda con respecto al colectivo. Las personas mayores son un colectivo que no tiene edad. La edad simplemente figura en su DNI. Son nuestra guía porque siempre están delante y con mucha motivación. Para mí la mayor satisfacción es poder contribuir, porque no considero que sea algo que nosotros hacemos para estas personas sino que es algo que hacemos de manera conjunta. Si ellas no estuvieran muchas cosas no se harían.

-         ¿Cuáles son los objetivos del departamento?
El mayor objetivo que tiene este departamento es que las personas lleguen a una edad avanzada sin ningún tipo de dependencia y con plena autonomía. Somos un departamento preventivo: proponemos acciones preventivas con objeto de retrasar la dependencia y para eso fomentamos el envejecimiento activo, que una persona cumpla años y se mantenga autónoma y pueda valerse por sí misma.

-         ¿Han cambiado esos objetivos en los últimos años?
Suelen cambiar porque estamos limitados por un presupuesto municipal. En la medida que este presupuesto no crece y hay algún recorte, no avanzamos ni crecemos en la medida que nos gustaría.

-          ¿Cuáles son las actividades fundamentales que lleva a cabo este departamento, según tu punto de vista?
El proyecto talleres para mayores. Para mí el formato taller es la clave junto con el proyecto de participación. El formato taller como ocupación del ocio, encontrar un grupo de iguales, tener un motivo para salir de casa y que te permita ir al Carnaval, participar en la Semana del Mayor... Es la clave, la base. Cuando menciono el proyecto de participación lo hago porque es lo que nos permite actuar con el visto bueno consensuado con las personas mayores. Tenemos 3 mesas de debate. Una mesa permanente con un representante elegido por cada distrito y nos reunimos frecuentemente; una mesa territorial en la que nos reunimos en los distritos con las personas mayores y las asociaciones de esos distritos; y una mesa general de asociaciones que celebramos en este Área una vez al mes. Para mí, la Semana del Mayor es la actividad, sin duda, más importante, porque muestra el trabajo de todos los talleres durante una semana en un entorno espectacular como es el Paseo del Parque. Es el culmen de talleres. Ves allí el aforo a tope. Las personas disfrutan mucho, visten sus mejores galas y se juntan. Es muy bonito.

-         ¿Cómo ha funcionado hasta ahora el Cineforum de Mayores?
El Cineforum es una vuelta de tuerca que se da gracias al recurso de Empleo Joven, que intenta evitar prejuicios de la sociedad hacia las personas mayores y entre ellas mismas. Aquí damos un pasito por nuestra cuenta. El año pasado fue una toma de contacto que quizá no trabajamos todo lo bien que queríamos. Este año tuvimos una apuesta más trabajada, con más implicación de los centros de servicios sociales y centros escolares, gracias a  que algunos habían participado en el rediseño del icono de las personas mayores.

-         ¿En qué situación se encuentran las personas mayores de Málaga desde una perspectiva general?
La población mayor de Málaga, de más de 65 años, cuando llegué a la Sección era de un 12%. Trece años después es de un 17%. Ha crecido cinco puntos. Esto es un fenómeno similar en otras ciudades españolas y a nivel mundial. Crece la esperanza de vida al mejorar su calidad. La diferencia quizá está en el acceso al trabajo de las mujeres que ahora se jubilan o que tengan más formación que quienes estaban aquí hace veinticinco años. ¿Qué ocurre? Convivimos con ese perfil de persona mayor que venía de reivindicar en las asociaciones de vecinos y siguen aquí con más de 80 años, y empiezan a llegar personas nuevas que reclaman un coro, un taller de yoga, actividad física o informática porque tienen un nivel socioeconómico o sociocultural distinto. El Área de Participación, que promueve talleres como el Aula de Formación Ciudadana, en su taller de informática cuenta con un 90% de alumnos y alumnas mayores de 55 años. Como este aula no tiene edad, pues por ahí se canalizan estos perfiles. No puedo establecer un perfil general. Sí puedo comentar que entre las personas más mayores que participan en talleres el porcentaje de mujeres es superior. Los hombres han sentido siempre vergüenza a mostrarse en público, bailar. Ese perfil de hombre de 80 años está vinculado más bien a los juegos de mesa y a las charlas con los amigos.

-         ¿Cómo cree que se podría mejorar la situación de las personas mayores?
Para mejorar la situación de las personas hay muchos frentes abiertos. Si estamos hablando de prevención: dotar de más medios, que sea más fácil acceder a actividades de tipo deportivas, talleres de informática, el tema de nuevas tecnologías es complicado y nosotros no lo tenemos resuelto.

-         ¿Cuál es la principal problemática que afecta a las personas mayores en Málaga?
El principal problema de los se acercan a nuestra sección es la soledad. Las personas, en muchos casos, viven solas, son viudas, y, a causa de que conocen a alguna amiga se vienen al taller para ocupar el tiempo. Luego están las personas mayores que tienen algún tipo de limitación, que no me corresponden a mí en la sección. En general la principal problemática de una persona mayor es que tenga limitada su autonomía, que sea dependiente, y eso se aborda a través de la Ley de Dependencia y de los Servicios Sociales Comunitarios. Si tiene limitada su autonomía y además vive sola ya hablamos de población de alto riesgo. A lo que también se le suma que tenga pocos recursos económicos. Hablamos de salud, dinero y amor como dice la canción. El principal problema de las personas mayores en general es el mismo que podemos tener todos, el único problema es que la juventud no se asocia a falta de autonomía, pero hay muchas personas jóvenes que no la tienen. El problema es relacionar la edad a la falta de autonomía. Hay muchas personas mayores que son autónomas pero tienen pensiones muy bajas o no accedieron a la cultura y no se pueden proveer su ocio y su tiempo libre por sus propios medios.

-         ¿Qué imagen tiene el colectivo de mayores para la sociedad en general? ¿Es un grupo estigmatizado?
El colectivo de mayores es invisible tanto para la ciudad de Málaga como para la sociedad en general. No sale normalmente ninguna noticia positiva en los medios de comunicación, sale el que se cae y se queda como una cucaracha hasta que lo recogen, o un Diógenes que está en un entorno de basura y abandono; pero no salen todos los que esperan en la puerta del colegio a sus nietos, los que participan en actividades, los que se preocupan por cuidarse; salen como consumidores de pensiones y de recursos sanitarios y como un estorbo... Como decía una chirigota: “si me quieres, muérete ya”, para que no cobres más años de pensión de lo que has cotizado. Ese prejuicio es desconocimiento y falta de empatía, ya que a todo lo más que podemos aspirar los que estamos aquí es llegar a los 80 años con calidad de vida y con salud. Por eso proponemos actividades como el Cineforum. Se debería contemplar la realidad, que el colectivo de mayores no es homogéneo: hay unos con limitaciones y otros que hacen running, se dedican a viajar o compaginan el cuidado de familiares... Abarca desde los 65 hasta casi los 90 años.

-         ¿Hasta qué punto está afectando la crisis a este colectivo? ¿Qué papel ha jugado el mayor en este periodo a nivel familiar y social?
Ha afectado muchísimo, ya que al ser un colectivo que al menos tiene sus pensiones, no se le han revalorizado pero han mantenido mínimamente su capacidad adquisitiva y han sido el soporte de los miembros de su familia. He visto a muchos tener en su casa a 8 o 9 miembros de su familia, van los hijos con los nietos a comer porque los hijos estaban en paro. Han sido un sostén todos estos años porque tenían la pensión. La más sencilla no llega a 1.000 euros, si son viudas, en torno a 500.

-         ¿Qué  carencias observa en los recursos que se ponen en marcha para mejorar la situación de las personas mayores?
Carencias sanitarias, de servicios sociales, desde la Ley de Dependencia hasta una mayor inversión y mayor apuesta por el deporte o las actividades de ocio y tiempo libre. Para el volumen de personas que ya estamos contemplando y van a ser en un futuro hay carencias en todos los segmentos. Desde este Área se necesitarían más recursos económicos y técnicos de personal. Es un Área que tuvo un impulso fuerte hace unos años, pero llevamos ya otros años sin tener ese impulso en el que se empiezan a jubilar o todos tenemos una cierta edad y no hay relevo generacional que también vendría a aportar ideas nuevas, ya que nosotros no podemos atender a más personas de las que ahora atendemos. Supongo que hay prioridad en otras cuestiones, como la seguridad.

-         ¿Qué cree que puede aportar el colectivo de mayores a la sociedad?
Puede reivindicar, participar, hacerse visible asistiendo a los foros y a los lugares donde podría alzar la voz, participar en la política, en el voluntariado, en la universidad... Participar en todos los lugares donde pueda ser escuchada su voz. Tener ciertas plataformas en las que se considere la valía de la experiencia como un plus. Es una cuestión conjunta: de las personas mayores y de toda la sociedad. Tendría que hacerse un doble esfuerz

Salud, memoria y dignidad


“El gran reto que tiene nuestra sociedad actualmente no es vivir más años, es vivir esos últimos años en plenitud”, afirma José Manuel Marín, médico encargado de la parte sanitaria geriátrica de Bienestar Social. Teniendo en cuenta esta premisa, dado el aumento de la esperanza de vida en los últimos años, el objetivo de las políticas de envejecimiento activo es evitar que las personas vivan sus últimos años con altos niveles de dependencia, mejorando la capacidad de gestionar su propio proceso de envejecimiento en un ambiente de seguridad, participación, salud...

El Centro de Envejecimiento Saludable aglutina el fuerte de las políticas de prevención del deterioro cognitivo del programa de entrenamiento de memoria que tiene el Ayuntamiento desde el año 1998. Este programa, que se hace en todos los distritos y aglomera labores como la evaluación o administración “tiene el reto de sensibilizar a la gente que va envejeciendo de que tener problemas de memoria no es normal de la edad”, afirma Marín. Además, también se encarga de realizar estimulación cognitiva a grupos de pacientes con demencia mediante “una forma más integral, trabajando la parte psicológica, efectiva, funcional y familiar, no solo con fármacos”, afirma el médico geriatra.

El Centro de Envejecimiento de Donoso Cortés nº4, que nació en el año 2011, tiene el objetivo de sensibilizar a la gente y diseñar estrategias para el envejecimiento saludable desde el punto de vista cognitivo. En él trabajan 4 profesionales de la psicología, una enfermera y un médico. Realizan 34 talleres preventivos de memoria al año para población sana, con una duración de dos meses y medio cada uno, también atienden a 4 grupos de pacientes con demencia y a 7 grupos en el aula cognitiva de Gradior, con los que se intenta ralentizar el detrimento cerebral de estas personas. Este último programa es utilizado con pacientes diagnosticados con algún tipo de deterioro cognitivo, para los que se crea un circuito generado de manera manual dependiendo de sus necesidades. Se estima que han participado en estas actividades unas 9.000 personas durante estos años. “Las personas pueden acceder a los talleres directamente a través de sus centros de servicios sociales comunitarios, de sus asociaciones, a través de la página web o derivadas por profesionales, aunque también nos desplazamos a los distritos”, comenta Marín.

“El propósito particular para el año 2018 de la Sección de Mayores del Área de Derechos Sociales es el traslado de este Centro de Envejecimiento Saludable a Calle Carril: un lugar más céntrico, visible, amplio y con más proyección”, expone Francisca Ramos, Jefa de la Sección. La nueva sede contará con un conjunto de viviendas de 38 alojamientos en el Distrito Centro, promovido por el Consejo Sectorial de Mayores, y en la parte baja se encontrará el centro base, donde se aglutinará la recepción de la demanda para talleres de memoria, demencia y talleres de cuidadores. “Nos vamos con la misma estructura que tenemos a un centro habitacional con mejores instalaciones y zonas comunes”, explica Marín.

“Comúnmente, las personas que acceden a nuestro centro tienen problemas de hipertensión, azúcar, colesterol (que puede provocar problemas vasculares), inicios de deterioros cognitivos, demencias en estadios leves, problemas de movilidad o depresiones”, dice Nora Páez, psicóloga del CES. Asimismo, la mayoría de las personas que acuden son mujeres, algo que la especialista achaca a que “normalmente las mujeres nos preocupamos más por hacer cosas para mejorar nuestro estado de bienestar general, por lo que mujeres y hombres tenemos formas totalmente diferentes de envejecer”. Aunque, como expone María León, enfermera geriatra, “los síndromes demenciales con más frecuentes en las mujeres”.

“La atención global a los pacientes con demencia es muy precaria, aunque la gente cada vez tiene más conocimiento de que hay que hacer algo más que tomar una pastilla”, dice Marín.  “El actual sistema es deficiente, nosotros hacemos un ápice pero en la mayoría de los casos simplemente se diagnostica la demencia y poco más, se banaliza, se cree que es algo propio del envejecimiento”, explica la enfermera. Según la OMS: “Los sistemas de salud de la mayoría de los países no están bien preparados para hacer frente a las necesidades de estas personas, que suelen padecer varias enfermedades crónicas y síndromes geriátricos. Es preciso que los sistemas brinden servicios integrados y específicos para los ancianos que les ayuden a conservar sus facultades”. León apuesta por empezar mejorando la formación de los profesionales y concienciando a la sociedad para progresar en la atención a estos pacientes, ya que “cuando se presentan temas así en las familias todos se desbordan, pero en el mejor de los casos se implican”, afirma León. “Por lo general una demencia es una enfermedad familiar”, expone Páez, ya que al recibir el diagnóstico hay que cambiar toda una estructura de vida. “Tenemos un taller orientado a las familias o los cuidadores de los pacientes que vienen al taller de estimulación cognitiva; es un grupo de autoayuda y psicoeducativo en el que explicamos en qué consiste la enfermedad y los orientamos en todas las etapas”, dice la enfermera. Desde el centro tienen reuniones con las familias, acuden a las evaluaciones de los pacientes e, incluso, les asesoran en cuanto al camino a seguir. “Cuando no podemos hacer nada más con los pacientes también les aconsejamos acerca de las ayudas que se ofrecen o sobre de la Ley de Dependencia”, explica la psicóloga Nora Páez.

“Las cosas han cambiado en los últimos años: los diagnósticos son más específicos. Actualmente no hay cura para las demencias, pero hay mejor calidad de vida y la perspectiva es buena”, expone Páez. Se utilizan parches transdérmicos para la medicación a través de la piel o terapias no farmacológicas en los tratamientos. “Aunque nosotros estamos solo para una fase leve moderada, cuando el paciente va avanzando no tiene sentido hacer una terapia tan corta, por lo que se deriva para la ley de Dependencia en un centro de día, aunque muchos se quedan en su casa”, explica León.  Según el análisis CES: “Son numerosos los estudios que evidencian que aquellos mayores con mayor índice de participación social y en actividades diversas de ocio y tiempo libre (voluntariado, baile, lectura, juegos de mesa, manualidades, etc.) tienen un menor riesgo de deterioro cognitivo y de desarrollar demencia”.

Como expone la Organización Mundial de la Salud, en muchas sociedades tradicionales las personas de edad son respetadas como “nuestros mayores” mientras en otras se crean estereotipos a causa de su edad o directamente se las discrimina. “Si queremos construir sociedades cohesivas, pacíficas, equitativas y seguras, el desarrollo tendrá que tener en cuenta esta transición demográfica y las iniciativas tendrán que aprovechar la contribución que las personas mayores hacen al desarrollo y, al mismo tiempo, garantizar que no se las excluya”.

 


Vecinas de los corralones y los servicios sociales, de la mano en un proyecto que mezcla gastronomía, cultura e historia de Málaga



La Alacena del Corralón es una asociación de mujeres que comparten una pasión: la gastronomía tradicional. Vecinas de los corralones y amigas, trabajan desde hace un año en un proyecto de inserción social al amparo del Centro de Servicios Sociales del Distrito Centro, a través de su aula de formación ciudadana. Su esfuerzo, su historia, su estilo de vida han encontrado ahora una plataforma de difusión gracias a la publicación del libro Corralones de La Trinidad y El Perchel. Cocina e historias de la Málaga íntima, de Esperanza Peláez y Angélica Heras.

La asociación La Alacena cuenta con once personas: diez mujeres y un hombre. Amas de casa  unidas gracias a los servicios sociales, empezaron organizando degustaciones o participando en  actividades de carácter gastronómico. “Vimos que era una manera de tener un futuro laboral. El proyecto de los servicios sociales era un empuje, y se convirtió en algo que podía sacar al barrio de la dinámica del desempleo”, dice Yolanda Jiménez, que se encarga de la gestión del papeleo de La Alacena, porque en este grupo cada integrante tiene una función.

Constituidas de facto en asociación desde el pasado mayo, su actividad aún no le reporta rédito económico. “No ganamos nada ahora mismo. No comemos de ello. De aquí en adelante, si nos dan un local, con la formación, los pinitos que hacemos, quizá tengamos beneficios”, dice Rosario Cobos, la tesorera. El objetivo es ir paso a paso para, en un futuro, constituirse como empresa de catering y venta de comidas caseras. Lola Alcarazo, trabajadora del Centro de Servicios Sociales del Distrito Centro, conoce bien a este grupo de mujeres y hace hincapié en la importancia de un progreso paulatino de La Alacena: “Para poder dar el salto es complicado. Ellas tienen que ir aprendiendo. Poco a poco aprenden a trabajar en grupo desde una experiencia asociativa para trabajar en equipo de cara al futuro”. Por eso, durante la semana, las mujeres acuden a sesiones de formación ofrecidas por el CSSC donde adquieren los conceptos básicos de la actividad empresarial: gestión, marketing, redes sociales... Esfuerzos como éstos han hecho que La Academia Malagueña de las Artes y las Letras Santa María de la Victoria (ACAMAL) conceda la Medalla de Oro de la Academia 2017 a los servicios sociales de Distrito Centro gracias a  “la labor desarrollada, en Trinidad y Perchel, de recuperación y sociabilización de sectores tradicionalmente deprimidos”. Distrito Centro lleva trabajando aquí desde 1989, tras la construcción de viviendas sociales, a través de un proyecto general en estos barrios que aprovecha toda su riqueza, su tradición histórica para transformar su realidad y que se constituye como puente para conectar socialmente estos espacios con el resto del territorio.

La gastronomía es el leit motiv de esta agrupación, una tradición genuina que vertebra la cultura, la vida y el legado de los corralones de Málaga. El libro Corralones de La Trinidad y El Perchel. Cocina e historias de la Málaga íntima va más allá de un recetario de las comidas más típicas como ensalada malagueña, tortillitas de bacalao, carne mechada, caldillo de pintarroja, maimones, gachas, papas en adobillo, potaje gitano... Esperanza Peláez y Angélica Heras “han sacado de nosotras lo que llevamos en nuestra vida a sangre y fuego”, afirma Yolanda Jiménez. Lo que se puede leer en el libro también se puede conocer a través de las demostraciones culinarias que la asociación lleva a cabo a menudo en diferentes actividades, cuando, mientras las mujeres cocinan, cuentan sus anécdotas y experiencias desde la infancia, pues hablar mucho y de todo “les sale de dentro”.

“Esto es un legado femenino, de herencia femenina. Ellas siempre están ahí y esto es una cuestión de visibilización de la mujer”, remarca Alcarazo. Yolanda Jiménez y Rosario Cobos coinciden en que no cambiarían su vida en el corralón por nada, “aunque nos toque la lotería”. La foto de la portada, en la que se puede ver a Yolanda, sentada en el patio del corralón junto a Saúl, su nieto en adopción, es un retrato lleno de lecturas, cargado de intenciones y así piensa Lola Alcarazo: “Comunica el color andaluz, la mezcla del blanco con el azul añil, la forma de sentarse en las sillas, el patio como espacio común de aprendizaje y convivencia, la mujer como protagonista de las tradiciones”. Guardianas de un estilo de vida.


Para adquirir el libro, las personas interesadas pueden contactar con La Alacena del Corralón a través de su página de Facebook https://es-es.facebook.com/laalacenadelcorralon/o enviando un correo electrónico a la dirección laalacenadelcorralon@gmail.com.


viernes, 9 de febrero de 2018

Jugar con gaviotas

Era temprano
para jugar con gaviotas,
pedí un café para llevar.
Brotaba el sol muy despacio
proporcionando el calor necesario
para permanecer allí, tan cerca.
Edulcorante y un poco de hielo,
despistando el invierno
al remover el verano.
Nada impregnaba las servilletas de papel,
no había versos emborronados.
¡Qué ironía!
Con las manos tan frías
y el mar al otro lado.
Se escuchaban las olas
intentando susurrarme al oído;
se veía la espuma
en un refugio de días perdidos.
Me imaginé en aquel barco
que navegaba sin rumbo fijo;
asimilando la inestabilidad
para alcanzar el equilibrio.
Buceé entre tanto azul
para volar entra más aún.
El horizonte me convenció
con su discurso fiel a sí mismo:
"Es temprano aún
para jugar con gaviotas".
El hielo está derretido,
ya no queda café sin tu boca.

sábado, 27 de enero de 2018

"Es una buena noticia el reconocimiento de la labor de investigación que hace la nueva Ley de Servicios Sociales"

Paco Ruiz Luque es el director del Observatorio Municipal para la Inclusión Social. Es trabajador social desde 1981 y tiene un Máster en Investigación e Intervención Comunitaria. Toda su trayectoria profesional se ha desarrollado en el Ayuntamiento de Málaga. Ha sido director del Centro de Servicios Sociales del Distrito Centro y coordinador de Centros. Fue en 2012 cuando participó en la gestación del Observatorio, la institución pública encargada de la investigación en Servicios Sociales que, hasta el momento de su creación, solo se había realizado de manera puntual.  

  1. ¿Cómo evalúa su recorrido profesional? Alguna experiencia satisfactoria de su trabajo que desee compartir.
En general estoy muy satisfecho con toda mi trayectoria profesional y valoro muy positivamente el trabajo realizado en los diferentes puestos y Centros, pero, sin duda, el trabajo más satisfactorio es el de esta última etapa en el Observatorio, que me ha permitido desarrollar las inquietudes en el campo de la investigación y aprovechar toda la experiencia anterior. La mejor experiencia personal: el trabajo en equipo.

  1. ¿En qué estudio o estudios se está trabajando actualmente?
Los proyectos nuevos son dos: la Guía de Recursos Sociales de Málaga y Calidad de datos en SIUSS, más las publicaciones periódicas iniciadas en años anteriores.

  1. ¿Cuáles son los objetivos del Observatorio? ¿Alguno en particular para 2018? ¿Han cambiado en los últimos años?
En su momento definimos el Observatorio como una herramienta operativa del Área de Derechos Sociales para conocer la realidad social de la población de Málaga en general y de las personas usuarias del Sistema Público de Servicios Sociales en particular, proporcionando la información necesaria para la toma de decisiones en la Planificación e Intervención Social.
En un sentido más amplio, se pretende que esta labor de investigación nos permita profundizar en las causas y consecuencias de la pobreza y la exclusión social.

  1. ¿Qué prestigio cree que tiene la investigación social con respecto al resto de trabajos científicos de otros ámbitos?
La investigación social en general tiene suficiente prestigio si lo medimos atendiendo a la calidad de los trabajos que se publican. La diferencia con otros ámbitos es la escasez de medios.
La investigación en Servicios Sociales no es que no tenga prestigio, es que hasta ahora es muy escasa. En este sentido es una buena noticia el reconocimiento de la labor de investigación que hace la nueva Ley de Servicios Sociales de Andalucía atribuyendo a las Administraciones Públicas con competencias en la materia la promoción de la investigación científica como instrumento para la mejora continua de la calidad de los Servicios Sociales.
  1. ¿Con qué investigación/estudio está especialmente satisfecho de haber realizado durante su carrera?
De los trabajos publicados por el Observatorio destacaría el “Estudio de condiciones de vida de la población usuaria de los Servicios Sociales de Atención Primaria”. Creo que ha cumplido su principal objetivo: hacer visibles las condiciones de desigualdad de una parte importante de la población, teniendo en cuenta que cada año acuden a estos Servicios un 10 % aproximadamente de las familias de la ciudad.
Esta información se revela como un instrumento indispensable para conocer la realidad social de la ciudad y los factores que contribuyen a explicar los fenómenos que observamos en ella y también para prever el impacto de las políticas públicas que se planifiquen y ejecuten. La intervención para la mejora de estas condiciones de vida pasa por tanto por políticas de lucha contra la desigualdad.

  1. ¿Hay algún campo de la investigación social poco conocido hoy día pero que tendrá relevancia en el futuro?
Sin duda la investigación en Servicios Sociales ira creciendo en calidad y cantidad en un futuro muy cercano. El impulso que le da la Ley de Servicios Sociales a la investigación en esta materia y la experiencia concreta del Observatorio evidencian la necesidad de esta labor y su utilidad para la mejora de los servicios y la planificación social.

  1. ¿Cuáles son, según su criterio, los factores específicos de Málaga que producen la exclusión social?
Las situaciones de exclusión en Málaga no tienen unas causas distintas de las del resto del estado.
La exclusión social es multidimensional. Sabemos que si bien la desigualdad en la distribución de los recursos es el factor principal en la creación de pobreza, existen otros factores importantes que aumentan el riesgo de pobreza.
El estudio de las familias atendidas en los Servicios Sociales de Atención Primaria nos ha proporcionado información sobre sus condiciones de vida y nos ha permitido aproximarnos al perfil de las personas en riesgo de pobreza o exclusión en Málaga. En este estudio se ha puesto de relieve la importancia de aspectos como la nacionalidad, el tamaño del hogar o la monoparentalidad en el incremento del riesgo de pobreza, aunque son generalmente las variables sociales las que resultan más explicativas: régimen de tenencia de la vivienda o el lugar de residencia, el nivel educativo, el empleo o desempleo y la ocupación.

  1. ¿Cómo se coordina el Observatorio con el resto organizaciones e instituciones? ¿Cuál es la influencia real de los trabajos del Observatorio en las políticas sociales de Málaga?
Se han firmado convenios de colaboración con la Universidad de Málaga, en concreto con el grupo de investigación “Calidad de vida e intervención comunitaria y organizacional“ para la elaboración del diagnóstico social de la ciudad, y con Cáritas Diocesana de Málaga de colaboración en los diversos estudios del Observatorio.
Además, mantenemos canales abiertos de colaboración con varias entidades y asociaciones.

  1. ¿Qué tipo de actuaciones se llevan a cabo desde el Observatorio? ¿Cuáles son las más destacadas? QUITAR o DEJAR
Desde el Observatorio se trabaja en diversas actividades como:
Publicaciones periódicas:
-          Condiciones de vida de la población usuaria de los Servicios Sociales de Atención Primaria. Estudio basado en la explotación  de los datos registrados en el Sistema de Información de Usuarios de los Servicios Sociales (SIUSS). De publicación bianual, la primera se elaboró con la descarga de datos de 2011.
-          Perfil de las personas usuarias de los SSAP. Tablas resumen de la anterior que se publica cada año de toda la ciudad y de cada Distrito/ZBSS.
-          Málaga Población y Territorio (Cifras e indicadores demográficos en el Mapa de Servicios Sociales de la ciudad). Explotación estadística de las variables demográficas de Padrón de habitantes de Málaga. Se publica cada cuatro años y la primera edición se realiza con datos del Padrón a 1 de enero de 2012.
-          Perfil demográfico de la población malagueña. Se publicará cada año a partir de la segunda edición de Población y Territorio, con datos del Padrón a 1 de enero de 2016.
Estudios e investigaciones puntuales:
-          Diagnóstico Social de la ciudad, elaborado para la realización del V Plan municipal de Inclusión aún vigente.
-          Pobreza Infantil en Málaga, publicado en enero de 2016 por encargo de la Mesa de trabajo del Consejo Social de la ciudad.
Divulgación y formación
-          Presentaciones públicas de los trabajos anteriores
-          Jornada sobre pobreza Infantil
-          Charlas en la UMA
Colaboración con entidades

  1. ¿Cómo cree que evolucionará el Observatorio en el futuro? Objetivos, metodología de trabajo, etc.
Como ocurre con otros proyectos, el futuro del Observatorio dependerá de los recursos humanos y materiales con los que cuente.
Los estudios realizados hasta ahora han dejado abiertas otras posibilidades de estudios sectoriales más en profundidad y también han supuesto el planteamiento de numerosos interrogantes acerca de las causas más inmediatas de las necesidades sociales y de las consecuencias del modelo de intervención. Análisis que se podrán abordar en el futuro en la medida que se disponga de más medios.

  1. ¿Qué opina acerca del nuevo decreto-Ley que regula la Renta Mínima de Inserción Social?
Es pronto para hacer una lectura crítica del Decreto. Habrá que esperar un tiempo, al menos el primer año de implantación, para poder evaluar su implantación.
Si se cumplen las expectativas, puede representar un avance importante en la mejora de las condiciones de vida de las personas en situación de exclusión social.
En principio, su puesta en marcha supone ampliar el catálogo de Prestaciones del Sistema Público de Servicios Sociales y poner a disposición de los Servicios Sociales Comunitarios nuevos recursos para la intervención social.

  1. ¿Qué mejoras y carencias ve en este Decreto-Ley con respecto al Decreto 2/1999?
En el propio Decreto Ley, en concreto en el apartado IV del Preámbulo, se relatan ampliamente las novedades respecto al Decreto 2/1999, de 12 de enero.
En todo caso destacaría dos aportaciones: la consideración de la Renta Mínima de Inserción como prestación garantizada supone el reconocimiento de un derecho subjetivo y por tanto exigible si se reúnen los requisitos establecidos. Refuerza el papel de los Servicios Sociales Comunitarios en el procedimiento, considerándolos como puerta de entrada para el acceso a la prestación.
Para apreciar sus carencias, como he dicho antes, habrá que esperar al menos al primer año de implantación.

  1. ¿De qué manera influye este Decreto-Ley en el trabajo Observatorio?
En el artículo 41 se enuncia el compromiso de la Consejería competente de establecer un Sistema de Información para la gestión de la Renta Mínima de Inserción Social en Andalucía, enmarcado en el Sistema Integrado de Servicios Sociales, cuyos datos podrán ser utilizados con fines estadísticos para su planificación y evaluación, así como para proyectos de investigación e innovación social..
Aunque no explica quién realizará esta tarea, suponemos que, independientemente de quien lo haga para toda Andalucía, en Málaga pensamos que esta labor la puede hacer el Observatorio.

  1. ¿Qué consejo le daría a las personas que trabajan o que van a empezar a trabajar en la investigación social?

Yo animaría a todos los profesionales de la intervención social, sobre todo a aquellos con algunos años de experiencia, a dedicar un poco de su tiempo a esta faceta de nuestro trabajo que la urgencia de la intervención nos impide desarrollar. Desde el punto de vista profesional es un tarea necesaria cuyos resultados nos ayudarán a mejorar la intervención y desde el punto de vista de la población usuaria de los servicios contribuiremos a su visibilidad y conseguiremos que las condiciones de desigualdad estén presentes en la agenda pública. 

Entrevista realizada como periodista del Ayuntamiento de Málaga y publicada en el Boletín Informativo de Derechos sociales 

Cuando lo importante no es ganar

“La inserción social se define como el trabajo que se realiza con las personas que por su trayectoria o por su entorno no están dentro de una línea general de acceso a recursos normalizados”, dice Mª Ángeles Olalla Núñez, directora del Centro de Servicios Sociales Comunitarios Distrito Ciudad Jardín. En este marco trabaja junto a un equipo de profesionales basándose en diversos programas integrales: Prevención de la marginación e inserción social, Cooperación social (trabajando en apoyo a asociaciones de solidaridad), Trabajo social de zona (información, valoración y orientación) y Familia y convivencia (alojamiento alternativo, ayuda a domicilio, tratamiento y apoyo familiar, aula de educación familiar).

 “La problemática más frecuente que hemos tenido en los en los últimos años nació con la crisis; se acrecentó el tema de las prestaciones económicas ya que el distrito es de clase media trabajadora y cuando llegó la crisis golpeó a estas familias, muchas de las cuales nunca antes había acudido a servicios sociales”, comenta la directora del CSSC Ciudad Jardín. Entre los programas que tienen en marcha en el centro, el de Prevención de la marginación e inserción social da muy buenos resultados en jóvenes y familias. Dentro de este Programa se encuentran proyectos como el Taller de deportes, el Taller de prevención y erradicación del absentismo escolar, el de Educación en el ocio y tiempo libre y de Prevención de riesgos e integración social.

De entre estos proyectos, el Taller de deportes tiene una especial relevancia para unos 120 chicos y chicas del distrito. Es una iniciativa de gran recorrido en el tiempo cuyos fines no han variado, aunque sí ha progresado en sus formas y metodologías. Jesús Valera lleva tres años en Ciudad Jardín como monitor de prevención trabajando para este taller, es educador social y experto en drogodependencia. “El deporte es una herramienta para acceder a los jóvenes”, afirma Valera. El taller tiene varios objetivos fundamentales que se trabajan desde la transversalidad: crear conciencia de grupo, fomentar el compañerismo, motivar un hábito de vida saludable y promover el espíritu de superación.

Las edades de los niños y niñas que participan en los diferentes equipos y categorías de fútbol sala (el deporte principal del taller, aunque también realizan excursiones y actividades extraordinarias como snorkel o hípica) tienen edades comprendidas entre los 6 y los 16 años. La labor de Jesús Valera baila entre la de entrenador y docente, lo que le permite conocer los problemas que pueden estar sucediendo a su alrededor: “Yo soy una figura, un referente distinto con el que pueden hablar de cosas que con el profesor no hablan”. Estar al tanto del rendimiento académico, de la asistencia a clase, es una información muy valiosa que el resto de profesionales del equipo utiliza en otros proyectos como el Taller de prevención y erradicación del absentismo escolar. Si hay constancia de que el alumnado supera el número de faltas sin justificar, “las educadoras sociales, siendo el 2º nivel de protocolo, intentamos averiguar las razones por las que ocurre mediante entrevistas con las familias, visitas y seguimiento”, dice Yasmina Ouahabi, educadora social del centro. Las causas por las que se produce el absentismo, según observa Gregoria González, educadora social, “están relacionadas con un bajo nivel formativo de los padres y madres, o por dificultades de conciliación familiar y laboral”.

Un caso particular que vivieron fue el de una joven que tenía un rendimiento muy pobre en la escuela: “Suspendió todo, al final de curso aprobó con sobresalientes. La niña no carecía de capacidad, sino que le faltaba motivación”. Jesús Valera recalca el valor del compañerismo en los equipos, pues se animan constantemente a estudiar y están muy pendientes de los deberes y las tareas.

Ciudad Jardín es uno de los 5 centros de Málaga que tienen un convenio de colaboración con Cibercaixa, cuyo objetivo de atender a menores en horario extraescolar. “Realizamos diferentes actividades con los niños y niñas, de 6 a 12 años, que acceden al espacio: apoyo escolar, acercamiento a las nuevas tecnologías y tareas, dentro del programa “Tienes talento”, para descubrir las capacidades de los niños y niñas”, explica Marina Fernández, monitora de prevención. “Actividades, de las que disfrutan actualmente 22 menores, con las que se refuerza la higiene personal, la buena alimentación, los valores adecuados y ayudan a reconocer circunstancias sociofamiliares”, continúa Fernández.

La comunicación con las familias es esencial en el taller, Jesús Valera afirma que tiene mucho contacto mediante un grupo de WhatsApp: “Los padres y madres
me informan de cómo van en el colegio y me mandan las notas”. Para él, fútbol sala no es un taller al uso, es una herramienta con fines sociales, a diferencia de un taller convencional. Como resume Yasmina Ouahabi: “Se trata de que los adolescentes hagan un buen uso del tiempo libre”. El propósito es más elevado: Se intenta normalizar a los niños lo máximo posible, que tengan un sitio con valores adecuados y unas normas que cumplir.

Lo de menos es ser buen deportista. En este taller, el equipo de profesionales presta poca atención a las victorias o las derrotas, pues lo primordial es que los chicos y chicas estén al día en los estudios y que su comportamiento se adapte a los valores que enseñan a diario: “Viernes y sábados competimos en una liga municipal; es un incentivo para que participen. Es importante porque solo son convocados a los partidos quienes se portan bien y vienen a los entrenamientos; es indiferente que jueguen bien o mal”, dice Valera.

Los niños y niñas también mejoran la comunicación interpersonal con el programa de Educación en el ocio y tiempo libre, mediante el que se organizan salidas lúdicas y culturales como a Aquavelis: “Se intentan hacer actividades que interesen a los jóvenes y a nosotros socialmente”, explica Montse Sánchez, educadora social. Un proyecto que da cabida también a personas de otras edades, por ejemplo con la salida a la Feria de Málaga o la cena de Navidad para las personas mayores que reciben ayuda a domicilio. “Se facilita que estas personas vayan a sitios a los que habitualmente no podrían”, afirma Sánchez.

“Me da igual la competición; que ganen o pierdan; esto no es una cantera y siempre se lo dejo claro a los padres cuando empezamos el curso; no somos un equipo al uso: quiero que sepan lo que saben hacer, se porten correctamente y apliquen lo que han aprendido en el campo”, dice Valera. Es la premisa de estos proyectos, que van más allá del deporte o de las actividades lúdicas en sí. La inserción social es la meta, la victoria.


Reportaje realizado como periodista del Ayuntamiento de Málaga y publicado en el Boletín Informativo de Derechos sociales 

martes, 2 de enero de 2018

Pájaros sin jaulas


Siempre es más fácil
escribir sobre lo más lejano,
o acerca de aquello tan cercano
que permanece oculto.

Otras personas, lugares;
lo que habita en ese límite
que es tan propio como ajeno
y, por ello, no es de nadie.

En ese espacio de desconexión
no existe el bien ni el mal,
mas se precisa de un valor
que escapa a lo mundano.

Solo ahí es donde se subsiste,
se hace resistencia al egoísmo,
a la conciencia oportunista,
a las acciones que son vanas.

Solo ahí, solamente ahí,
nada interfiere en las palabras;
las metáforas no son más
que pájaros sin jaulas.

lunes, 25 de diciembre de 2017

“Aquí jamás se ha dicho que la inmigración sea un problema”

Ruth Sarabia es Doctora en Periodismo. Ha trabajado en diferentes medios de comunicación, como Diario Sur o TVE, y en el Gabinete de prensa de la Universidad. Es experta en Participación y Voluntariado y tiene un Máster en Alta Dirección de Instituciones Sociales. Ha sido Directora técnica de Participación Ciudadana y desde 2015 es Directora General de las tres áreas que componen la concejalía de política social: Igualdad, Derechos Sociales y Participación Ciudadana.


-          El año llega a su fin. ¿Qué balance hace con respecto a los derechos sociales en Málaga en 2017?
En los últimos años hemos estado afectados en nuestra ciudad por una crisis muy importante que ha hecho que ciertos derechos sociales, que considerábamos que estaban garantizados, de pronto se tambalearan. Pensábamos que teníamos una estructura de servicios sociales fuerte y en cuanto ha llegado la crisis nos hemos dado cuenta que no era tan fuerte como creíamos. Ya hemos pasado los peores años y se nota en el número de personas nuevas que entran a servicios sociales que ya no llevan el ritmo de años anteriores, la situación se ha estabilizado. El problema es que, aún así, lo que da seguridad y garantiza los derechos sociales no somos las administraciones públicas, es tener un puesto de trabajo garantizado, que es lo que le da dignidad a la persona. Desde las administraciones ponemos tiritas pero, a veces, cuando alguien ya se está desangrando, y eso no son soluciones a largo plazo, son soluciones para paliar una situación en corto o medio plazo, para dar un poco de oxígeno hasta que encuentran un empleo. Los puestos de trabajo han aumentado y el número de nuestras personas usuarias que han conseguido un trabajo después de estar en desempleo mucho tiempo ha sido muy importante, pero son trabajos precarios, empleos que no nos permite decir que se ha solucionado la situación de vulnerabilidad que tenía esa familia; sí se ha salido de la situación de la extrema necesidad y se pasa a estar en riesgo de exclusión social sin estarlo realmente, pero no es una solución para plantear que ya pueden salir totalmente del círculo de los servicios sociales. Desgraciadamente, necesitamos un empleo de más calidad y más estable y que afecte a los dos miembros de la pareja para conseguir que esa familia tenga asegurado su techo, su comida, su ropa, y puedan tener un acceso a la alimentación normalizado. Para eso se necesitan años y la mejora en la calidad del empleo. Lo fundamental es que garanticemos sus derechos sociales.
Hemos tenido que tener mucha creatividad e imaginación frente a la crisis y a las situaciones de vulnerabilidad de las familias porque en muchos casos, las medidas tradicionales que habíamos puesto en años anteriores no servían, ya que las circunstancias de hoy en día eran diferentes a las que teníamos antes de 2017.
Hemos tenido que dar una vuelta de tuerca para todo para intentar evitar que las familias cayeran en esa rueda de la que es muy difícil salir dentro de los servicios sociales. Hemos intentado que las ayudas se dieran siempre que hubiera un compromiso por parte de la persona por salir de ese círculo de la pobreza, no de quedarse cobrando 400 euros para siempre, porque esa no es la solución a los problemas; la solución es que te encuentres en un itinerario de inserción socio-laboral. Y eso es lo que les hemos exigido, entre comillas, a las familias a las que les dábamos esas prestaciones. Les ayudamos, pero se tienen que comprometer a que si sale un curso de formación lo van a hacer, así es como van a tener la oportunidad de reinsertarse, si no nunca van a salir de esta rueda, y dentro de la rueda no les estamos dando la solución a sus problemas, solo les estamos dando un poco de ayuda.

-          ¿Cómo va el proceso de adaptación del Área a la nueva Ley de Servicios Sociales de Andalucía?
Celebramos que exista por fin la nueva ley porque han sido más de 30 años en los que ya, sobre todo en los 10 últimos años, llevábamos mucho tiempo exigiendo a la Junta de Andalucía que hiciera una modificación. Era una ley arcaica que no recogía la realidad que en nuestra región y en nuestra ciudad se estaba produciendo en el tema de derechos sociales. Celebramos que exista, pero nos hubiera gustado que hubiese recogido de alguna manera las propuestas que se hicieron por parte del equipo técnico sobre todo, porque en el Área hicimos un proceso de recogida por parte del equipo técnico para mejorar el texto de la ley y poquitas cosas se tuvieron en cuenta al respecto.
¿Qué pensamos de la adaptación? Estamos en ello, hay cosas que ya cumplíamos perfectamente y no hemos tenido que hacer ninguna adaptación y hay otras cosas que sí tenemos que volver a plantearnos, por ejemplo: ahora hay una posibilidad de que la persona usuaria elija a qué trabajador o trabajadora social quiere. Hasta ahora siempre se le asignaba por la zona de trabajo social, por la UTS que le correspondía. En muchos casos son simplemente mecanismos para dar nueva información a la persona, que no nos exige reconvertirnos. En otros casos sí nos exige, por ejemplo: un incremento en las plazas de oposiciones que hay que sacar y hemos comenzado después de muchos años de congelación a sacar plazas para este mismo 2017, 3 plazas de trabajo social, que se van a incrementar en las futuras anualidades; porque la ratio que tenemos que cumplir en relación con el número profesionales con el de usuarios y usuarias estamos todavía muy por debajo y por eso tiene que incrementarse la contratación y en este caso, como es contratación pública, tiene que ser a través de unas oposiciones o de un concurso-oposición. Teníamos en los años atrás un Decreto del Gobierno que llevaba más de 6 años vigente que no permitía, de ahí la congelación, esos puestos de trabajo. No posibilitaba que se incrementara el funcionariado de ninguna de las administraciones públicas debido a la crisis que estábamos pasando y a que había que cumplir una serie de techos de gasto. Ahora que se han abierto las posibilidades, eso es lo que vamos a hacer para tener un personal estable e intentar acercarnos a esa ratio que tenemos que cumplir y que ya viene establecida en la Ley de Servicios Sociales.

Nos hubiera gustado que hubiésemos sido un poco más ambiciosos, y que no estemos otros 30 años sin cambiar la ley. Ya en ésta echamos de menos algunas cosas, pues hubiera estado mejor tener garantías, por ejemplo, que los programas para población gitana, para población inmigrante, por las zonas de transformación social tuvieran asegurada la financiación y no estemos a voluntad de unas subvenciones que hay unos años que pueden salir y otros que no. Son problemáticas que tenemos desde hace 20 años encima de la mesa y no se han solucionado y la Ley de Servicios Sociales podía permitir esa financiación estable y haberlo tenido asegurado y recogido dentro de la propia ley, y al final se ha optado por continuar con el modelo que se tenía. Hay cosas que podíamos haber mejorado, como en todas las leyes, y otras que algo sí se ha recogido para modernizar lo que estábamos viviendo.

-          ¿En qué momento se encuentra la ciudad en el ámbito de actividad social con respecto a la Comunidad autónoma andaluza y al resto de España?
En el ámbito social, la comunidad entera, Andalucía y Málaga dentro, estamos a años luz en casi todas las ratios, en negativo desgraciadamente, respecto a otras comunidades autónomas de España. En el índice de pobreza infantil, el índice de personas usuarias de los servicios sociales..., Andalucía está en lo más bajo dentro de España. Dentro de Andalucía hay provincias que se encuentran en peores circunstancias que Málaga.

Nos preocupa porque, al final, la pobreza de menores viene muy ligada a todo lo que tiene que ver con el empleo y la educación, y en estas áreas Andalucía sigue estando a la cola de España, se nota en que las familias sean más pobres. Se tiene peor empleo, más precario, de peor calidad, más estacional y encima en  educación en todos los informes europeos incluido el PISA salimos a la cola, teniendo por delante nuestra a países como Bulgaria o Rumania en educación. Hace que te lleves las manos a la cabeza. Tenemos un estudio, que ha hecho el Observatorio para la Inclusión Social que tenemos en el Área, en el que se comprueba radicalmente que más del 80% de las personas usuarias de Servicios Sociales no tiene la Educación Primaria terminada y por eso muchas veces vienen a los Servicios Sociales, ya que porque no pueden acceder a un empleo de mejor calidad o mejor calificación y tienen muchas más cortapisas a la hora de poder estar integradas dentro de una sociedad. Si continuamos teniendo tan malos resultados en los datos de educación, fracaso escolar, absentismo, de abandono, incluso del sistema educativo antes de acabar la ESO, volveremos a perpetuar estos malos resultados en el ámbito social. Nada ocurre porque sí, ocurre por unos temas que son los prioritarios y es esa formación para que te dé acceso al mercado laboral.

Me preocupa que, si bien Málaga no es la provincia que está peor de la Comunidad, Andalucía sí lo está con respecto al territorio nacional, y España también está a la cola dentro de la Unión Europea.

-          ¿Cómo ha evolucionado el tejido asociativo de Málaga con relación al Área? ¿Han mejorado las sinergias?
El tejido asociativo a mejorado muchísimo. Recuerdo cuando llegué, el año que viene hace 15 años que estoy trabajando en el Ayuntamiento, teníamos escasas 1.000 asociaciones y ahora mismo tenemos 3.200 asociaciones en el registro. Esto no implica que todas estén haciendo actividades todos los días, implica que al menos 2.500 estén activas, que ya es un tejido asociativo muy vivo. En número de asociaciones registradas, Málaga ya está la 2ª de España, solo nos supera Barcelona que tiene una tradición de movimiento asociativo mucho mayor, tiene cerca de 6.000 entidades. Pero hemos conseguido superar en número de entidades a Madrid; significa que no siempre que haya más cantidad es síntoma de que son los mejores, refleja que es muy sencillo crear una entidad.

En Málaga si hay interés por una causa la gente no tiene problema en asociarse, crear una entidad y trabajar por esa causa. Sobre todo son entidades de carácter social, cuando yo entré hace 15 años la mayor parte de asociaciones que existían eran de vecinos porque había unas carencias que ya están cubiertas. Las personas de Málaga, que sí somos solidarias, ante la crisis que hemos pasado hemos visto que había que dar un paso adelante y echar una mano.

-          ¿Qué visión cree que tiene la ciudadanía malagueña de los servicios sociales municipales?
En los peores años de la crisis en otras ciudades nos decían que tenían verdaderas guerras abiertas contra los Ayuntamientos, contra las instituciones, manifestaciones en las plazas de sus ciudades y de sus pueblos, colas larguísimas para conseguir una ayuda... Y aquí no hemos tenido nada de eso. Aquí hemos tenido dos cosas: en nuestra comunidad las familias son todavía más importantes que en otras zonas de España, tenemos muy arraigado el sistema familiar que sirve de red de contención y de apoyo, y también un buen sistema de servicios sociales, que no ha hecho que existan colas ni demandas causadas por falta de atención a la hora de recibir ayudas; no ha habido ningún colapso de los servicios sociales porque ya tenían una estructura muy bien distribuida en los 11 distritos. Eso es porque se ha apostado incrementando en los últimos 10 años de 500.000 euros que teníamos para ayudas a 6.000.000 euros.

Pero la ciudadanía en general no conoce los servicios sociales, solo lo conoce quien lo tiene que utilizar que lo valoran muy bien. Aunque a raíz de la dependencia se democratizaron un poco los servicios sociales, hasta entonces solo era para las personas pobres. Aún así saben que existimos pero no saben para qué hasta que les toca. Una vez que son personas usuarias nuestras la valoración es muy positiva, más de un 8, y estamos muy contentos.

-          En la provincia de Málaga se contabilizan aproximadamente unos 3.000 casos activos de violencia de género que se producen en todas las edades y capas sociales. ¿Es el Pacto de Estado contra la Violencia de Género el principio de la solución a esta realidad en el conjunto de España?
Es el principio, sí. Dentro del Pacto, que incluye casi 250 medidas, hay muchas de todo tipo. Unas que se tienen  que tomar a escala nacional, otras a escala autonómica, y otras en el ámbito local. Tenemos mucha fe en las medidas que en el ámbito local vayamos a priorizar. Aún no hemos tenido las reuniones a través de la FEM (Federación Española de Municipios) para que los municipios digamos qué partes nos van a tocar de atención a las víctimas, recursos de acogida, campañas de sensibilización, apoyo económico a las mujeres víctimas de esa violencia. Nos tienen que decir hasta qué punto se nos va a escuchar, porque el equipo de profesionales que tratan a las víctimas de violencia de género está en los municipios. Nos hubiera gustado que la financiación hubiera venido distribuida de otra manera para que los ayuntamientos tengamos más recursos, porque ahora todo lo que hacen los ayuntamientos se hace ‘a pulmón’, sin financiación autonómica, ni nacional. Respecto a las medidas, el Pacto va a dotar de un mayor valor a la parte educativa. Si no empezamos a trabajar cuanto antes con esos niños y niñas, difícilmente cuando sean personas adultas se va a revertir una situación de violencia. Hay que empezar a trabajarlo cuanto antes, con algo obligatorio dentro del propio currículo educativo, no con charlas puntuales. Hasta que la juventud no se dé cuenta de ciertas conductas que son violencia de género, como el control a través de las redes sociales y las nuevas tecnologías, estaremos en las mismas. Podemos intervenir con niños, niñas y mujeres que han sido víctimas, pero, o cambiamos la raíz del problema, o las administraciones solo podremos poner tiritas.
-          Hasta finales de octubre, la cifra de inmigrantes llegados en patera a las costas andaluzas supera las 12.000. Esta cifra no deja de crecer. ¿Están Málaga y Andalucía preparadas para acoger a tantas personas?

No estamos preparadas. Aquí también hay un tema diplomático. Marruecos ha decidido no controlar sus costas durante un tiempo. Esto hace que la inmigración llegue a nuestras costas. Es imposible recibir a 100, 200 inmigrantes al día. Los problemas son siempre los mismos, si no se frenan donde se tienen que frenar, seguirá pasando. En una ciudad como la nuestra, con la cifra de paro que tenemos, cuando estas personas llegan sin formación, sin hablar el idioma, sin papeles... ¿cómo van a tener una vida mejor? Para estas personas sí es una vida mejor porque no tenían antes el acceso a lo que aquí le ofrecemos cuando vienen: un techo, comida, ropa. Para quienes que estamos aquí estas circunstancias son infrahumanas. Cada año aumentamos nuestras plazas para personas extranjeras. Somos ciudad refugio y hemos dado dinero, casas, pisos y centros para que las personas refugiadas tuvieran las mejores condiciones. Somos un ayuntamiento y nuestros medios son finitos. Hay que ayudar a la gente de aquí a la que viene de fuera. En Málaga hemos cuidado muchísimo siempre el tema de la convivencia. Lo correcto, como se ha hecho en años anteriores, es que las llegadas se produzcan pausadamente, escalonadamente y distribuir por el territorio nacional los medios para atender a estas personas.

-          El último informe de la Red Andaluza contra la Pobreza y la Exclusión Social señala que el 33% de la población infantil de la Comunidad autónoma está en riesgo de pobreza o exclusión. El grupo de edad que presenta un mayor índice AROPE es el de 16-29 años con un 45,52%. Una de las consecuencias de este problema es su reproducción a través de generaciones. ¿Son efectivas las políticas sociales locales actuales con respecto a la pobreza infantil y juvenil?

El problema es que las políticas locales son políticas coyunturales, no estructurales. Si los pilares básicos de vivienda, educación y empleo no son de nuestra competencia, ¿cómo vamos a arreglarlo?  Para mí es un error que esto dependa de las comunidades autónomas, porque implica que dentro de tu propio territorio nacional te va a condicionar haber nacido en Andalucía o en el País Vasco. No debería haber diferencias entre territorios de un mismo país. En Navarra o País Vasco tienen garantizadas la mejor educación, el empleo y el acceso a la vivienda. Al contrario que aquí. Planteamos que estas tres políticas sean las mismas para todo el territorio nacional. No puede haber una España de primera y una España de segunda división.

-          El Departamento de Estado de EE.UU. elogió a Málaga por su proyecto pionero interdisciplinar en materia de prevención contra la radicalización. ¿Puede comentarnos en qué consiste esta iniciativa y qué resultados se esperan?

Es un proyecto pionero que solo se hace en Málaga y por eso vienen tanto de otros lugares a verlo. No le dimos tanta importancia cuando empezamos a trabajar hace ya tanto tiempo. En Málaga, el fomento de la convivencia hace que las personas extranjeras estén bien cuidadas desde que llegan. Hemos fomentado las relaciones con asociaciones de las diferentes comunidades de sus propios países que les sirven de redes de apoyo y acogida. Hay 153.000 personas extranjeras, no llega al 10% de la población y esto permite que se pueda trabajar bastante bien. Tener inmigrantes se ha vivido siempre con una gran normalidad gracias al turismo. Además, la ciudadanía malagueña es gente abierta y hospitalaria. Desde el Ayuntamiento, desde que se creó el área de inmigración se han querido dar unas circunstancias especiales; que las personas que se empadronaran recibieran una carta directa del alcalde en la que pone a su disposición los servicios sociales y la entidad de su comunidad para contactar. Son acogidas desde que llegan. El clima de tolerancia ha sido muy bien valorado por la población extranjera. Aquí jamás se ha dicho que la inmigración sea un problema. El carácter de la ciudadanía malagueña es de una ciudad cosmopolita. En París, por ejemplo, se han creado guetos. No extraña que la gente se radicalice, pues pagan impuestos y no reciben los servicios, ni tienen los mismos derechos que la gente de allí. Si entran mafias que lavan la cabeza a la juventud que no tiene una buena educación, que no encuentra trabajo, que se consideran parias para la sociedad, pues acaba convencida que son de segunda por ser de una religión diferente. Aquí trabajamos en la prevención. La gente no puede olvidar sus orígenes, ni su religión. Todos llevamos una mochila con lo que tenemos. A pesar de la crisis no se ha menguado un euro en cooperación internacional. Hemos volcado toda la experiencia que llevábamos haciendo en distintos planes: inclusión, ciudadanía y convivencia, y lo hemos puesto en el plan de prevención de la radicalización. Con esto, intervenimos socialmente con profesionales de la psicología, la educación, el trabajo social justo antes de que haya ningún problema. No hay orgullo mayor que las personas extranjeras me digan que les han hecho sentir parte de la comunidad. En cuanto estás aquí, eres vecino o vecina de Málaga. Si una persona se siente de aquí, nadie le va a lavar la cabeza para que ataque a la gente.

-          A grandes rasgos, ¿cuáles son los objetivos sociales más importantes del año 2018?

Principalmente, trabajar con las familias en peores circunstancias. Estamos haciendo un plan de choque integral, para que, volcando todos los recursos que tenemos, salgan de la rueda de la pobreza. Si garantizamos sus suministros vitales básicos, el alquiler de tres años, curso de formación con obligación de inserción laboral... Si trabajamos con ellas durante 3 años con las 550 familias más vulnerables, queremos pensar que se romperá el círculo. Hemos de comprobar que si ponemos un plan integral sobre la mesa en vez de tiritas, se consigue. Queremos garantizar los derechos sociales para las personas que están en situación de vulnerabilidad total.

Entrevista realizada como periodista del Ayuntamiento de Málaga y publicada en el Boletín Informativo de Derechos sociales 

Las Agrupaciones de Desarrollo: una nueva mirada de los proyectos sociales


La Comisión Europea define las Agrupaciones de Desarrollo como “asociaciones estratégicas” que reúnen a los agentes apropiados de una zona o sector que tengan interés en cooperar para “desarrollar un enfoque integrado sobre problemas multidimensionales”. Estas agrupaciones fueron introducidas por EQUAL como una nueva forma de diseñar y ejecutar los proyectos. EQUAL es “la Iniciativa Comunitaria de Recursos Humanos que, cofinanciada por el Fondo Social Europeo (FSE) promueve, en un contexto de cooperación transnacional, nuevos métodos de lucha contra las discriminaciones y desigualdades de toda clase que se producen en relación con el mercado de trabajo”.

El Ayuntamiento de Málaga, a través del Área de Derechos Sociales, colabora con las entidades sociales impulsando estas Agrupaciones de Desarrollo para aunar esfuerzos, recursos e ideas en ámbitos diferentes. En la actualidad tiene en marcha las de Prevención de adicciones, Unidos contra el cáncer, Puerta Única, Prevención del Suicidio, LGBT, Infancia y familia, Málaga Ciudad Saludable y Plan Transversal por la Convivencia y la prevención de la Radicalización Violenta.

Auxiliadora Martínez Moreno, jefa de Servicio de Acción Comunitaria y  Dependencia explica que “una Agrupación de Desarrollo es una metodología de trabajo integrada y formada por representantes del tejido asociativo y por un equipo técnico y de personal funcionario del área competente”. Por su parte, María Dolores Aurioles Florido, jefa de Servicios de Derechos Sociales, expone que “el objetivo que comparten todas las asociaciones que forman parte de una agrupación es el mismo: entienden que su prioridad la comparten también otros y creen que la alianza de los intereses entre el tejido asociativo y la administración es útil y común”.

Una Agrupación de Desarrollo, según su enfoque, se puede clasificar en: Geográfica, cuando aborda problemáticas relacionadas con la situación socioeconómica de un territorio; o Sectorial, cuando trata problemáticas de un sector social o económico concreto o, excepcionalmente, se centra en las causas de discriminación de uno o varios grupos específicos. Toda agrupación debe incluir aquellos agentes clave capaces de afrontar el ámbito de actuación de su proyecto: autoridades públicas, asociaciones sin ánimo de lucro, interlocutores sociales, así como cualquier otro tipo de entidad que pueda contribuir al éxito del proyecto.

“El primer paso para empezar a constituir una agrupación lo da la administración con el fin de compartir el objetivo común, rentabilizar recursos, hacer equipo e ir de la mano y sumar esfuerzos”, comenta María Dolores Aurioles. La primera que nació fue la Agrupación de Desarrollo de Prevención de adicciones en 2005, seguida en 2008 por la de Atención a Personas Sin Hogar de Málaga y en 2012 la de Unidos Contra el Cáncer. En 2013 se conformó la Agrupación de Desarrollo LGBT (Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales) y en 2014 se crearon la de Prevención del Suicidio y Málaga Ciudad Saludable. En 2015 se constituyó  la de Menores y Infancia. En el mismo año se aprobó el Plan Estratégico Nacional de Lucha contra la Radicalización violenta, siendo Málaga elegida por el Ministerio del Interior como ciudad piloto para la implementación de dicho plan estratégico, iniciándose así la agrupación para el Plan Transversal por la Convivencia y la Prevención de la Radicalización Violenta. “Todas las agrupaciones son muy importantes”, afirma Auxiliadora Martínez.

En 2015 se contaba con 7 agrupaciones que ya englobaban a unas 66 entidades sociales. Un número que ha aumentado considerablemente en estos dos últimos años, ya que “surgen nuevas realidades y nuevas necesidades (la sociedad es cambiante) además, también vamos de la mano de una agenda política”, aclara Auxiliadora Martínez. “El tejido asociativo en estos últimos 5 años se ha desarrollado de forma muy activa y ha empezado a profesionalizarse mucho. Las entidades han comenzado a dotarse de herramientas técnicas y de un equipo técnico que hace un trabajo muy importante que complementa el nuestro; desde este impulso es cuando nosotros como administración vemos la oportunidad para hacer alianzas, ya que los proyectos europeos están basando en alianzas todo el trabajo social”, expone María Dolores Aurioles. “Trabajar en solitario en esto no sirve absolutamente de nada, trabajar en equipo probablemente es mucho más rentable socialmente”, confirma la jefa de Servicio de Derechos Sociales.

Desde las Agrupaciones de Desarrollo se llevan a cabo numerosas actuaciones, una de ellas muy significativa es la que tuvo lugar el pasado 3 de diciembre en la calle Alcazabilla: el Mercadillo solidario. Esta actividad deriva de la Agrupación de Desarrollo Unidos contra el Cáncer, compuesta por 9 entidades: FMAEC, Fundación Teodora, Asamma, Cudeca, AECC, Avoi, Ronald McDonald, Luis Olivares, y Cesare Scariolo. Otras actuaciones destacadas de esta agrupación son la conmemoración del Día Mundial de Lucha Contra el Cáncer Infantil y la Conmemoración del Día Mundial de Lucha Contra el Cáncer de Mama. “En la agrupación Unidos contra el cáncer nos reunimos de forma intensa 6 meses al año y de forma puntual el resto del año; es una agrupación formada por 8 entidades que han llegado a acuerdos para colaborar juntas en ciertas actuaciones, como la carrera de la mujer, que la hace Igualdad”, explica María Dolores Aurioles.

En el Mercadillo Solidario Unidos contra el Cáncer “cada una de las entidades vende todo aquello que hace durante el año, como ropa o bisutería. El Pimpi colabora estrechamente con ellas dando también  una chocolatada a las 17:00 horas; después, a todas aquellas personas que gastaron 10 euros, este año, por primera vez, le dieron una tapa y un refresco; vemos así como la iniciativa privada, en este caso El Pimpi, se van sumando y apoyan a las entidades”, comenta la jefa de Servicio de Derechos Sociales. “Son políticas de responsabilidad corporativa”, asegura la jefa de Servicio de Acción Comunitaria y  Dependencia.

“El Mercadillo ha cambiado mucho, ya que los primeros años lo hacíamos en sitios privados, en hoteles, pero para un ciudadano no es lo mismo pasar por una calle y ver directamente que está allí”, aclara María Dolores Aurioles. “El gran salto fue salir a la calle; también es muy importante el voluntariado que respalda a las entidades y ayuda a las personas que acaban de caer en el cáncer y no saben cómo orientarse, qué es lo que les va a pasar, a qué lugar tiene que acudir...”, esclarece María Dolores Aurioles. “El Mercadillo Solidario se ha convertido en un referente”, afirma Auxiliadora Martínez.


Reportaje realizado como periodista del Ayuntamiento de Málaga y publicado en el Boletín Informativo de Derechos sociales